Reclamación por una mala instalación de gas
gestor No hay comentarios

A menudo ocurren casos en los que el cliente ha de gestionar una reclamación a su compañía de gas, bien sea por un problema o fallo en la instalación, por un incidente con los cobros y pagos, o por gestiones corrientes como cambio de titular en el contrato, o modificaciones sencillas. En cualquier caso, es necesario conocer el proceso para acceder a ellos.

Principales motivos de reclamación en compañías de gas

Se estima que a lo largo del año entre 3.000 y 5.000 clientes de las principales compañías de gas hacen sus reclamaciones por alguna cuestión en particular. Esto hace que las grandes corporaciones energéticas tengan un amplio servicio de atención al cliente con el que hacer frente a todo tipo de quejas o sugerencias.

En cualquier caso, no siempre se trata de realizar quejas negativas, sino que el buzón para el usuario está disponible, en muchas ocasiones, para resolver dudas puntuales o, incluso, realizar alguna propuesta en menor medida. Con todo ello, a la hora de realizar una reclamación o sugerencia, los casos más encontrados son los siguientes:

  • Cambio en el titular del contrato
  • Cobros a pesar de solicitud de baja
  • Procesos de renovación sin previo aviso del cliente
  • Inclusión de cláusulas o servicios que el cliente jamás ha contratado
  • Problemas técnicos en cuanto a fallos en la instalación
  • Información sobre el funcionamiento de aparatos averiados
  • Modificación del precio de la bombona de propano o butano
  • Información sobre proceso de alta
  • Cobros adicionales sin previo aviso

¿Cómo hacer una reclamación ante tu compañía de gas?

Ante tal cantidad de llamadas por quejas o reclamaciones, las principales compañías de gas cuentan con un amplio servicio de atención al cliente. No obstante, este proceso no siempre acaba de buena forma para el cliente afectado, por lo que acaba por recurrir a ayuda de profesionales que conozcan los procedimientos necesarios para gestionar demandas judiciales.

Sin embargo, antes de llegar hasta ese punto, lo primero que ha de hacer el consumidor es ponerse en contacto con el servicio oficial de atención al cliente, o bien, hacerlo a través de plataformas digitales encargadas de realizar estas gestiones de forma ajena. En caso de hacerlo por vía oficial, el contacto puede llevarse por teléfono, correo electrónico, a través de la página web oficial o presencialmente en sus oficinas. Es importante recordar que todas y cada una de las llamadas que el consumidor realiza al servicio de atención al cliente quedarán grabadas.

Una vez el cliente se pone en contacto con la compañía de gas, esta le facilitará un número de referencia, que irá ligado a su incidencia o problema con el fin de saltarse trámites en caso de futuras llamadas.

A partir de ese momento la compañía cuenta con un mes para poner solución al problema. De no ser así, el cliente podrá presentar su acusación ante los tribunales e instancias superiores, para lo que se recomienda contar con un servicio de profesionales encargados de realizar tales gestiones. En muchos de estos casos, se puede optar a una indemnización por daños y perjuicios por medio de La Junta Arbitral.

Se puede contactar con esta junta de forma presencial, tecleando el código postal en su página web oficial, lo que le llevará a la oficina o sucursal más cercana para poder gestionar la incidencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *