Qué es fintech
Manu Martínez No hay comentarios

La industria financiera se está viendo seriamente comprometida  debido a la irrupción del gran fenómeno global llamado Fintech. Las entidades financieras tradicionales han seguido con los mismos sistemas internos y heredados durante décadas. A los cuales les han ido haciendo pequeñas modificaciones que se han ido incorporando para poder dar servicios adicionales. En este artículo trataremos de dar respuesta a la pregunta ¿qué es fintech?

Estamos en constante evolución tecnológica, la cual ha ido superándose a pasos agigantados la última década para adaptarse a la demanda de los usuarios. El consumidor promedio a día de hoy vive inmerso en la red y apoyado en la tecnología para poder satisfacer de manera inmediata sus necesidades, ese es el concepto clave, la inmediatez. La paciencia es una gran virtud pero tecnológicamente es un abismo, a nadie le gusta esperar. No esperamos a que nos contesten a los mensajes que acabamos de enviar en un par de días o semanas, incluso cuando pasan muchas horas parece que se haya hecho muy larga la espera, nos sentimos de un cierto modo ignorados.

El equipo de abogados y economistas de Futur Legal estamos al día de los productos y servicios fintech, para ayudar a la educación tecnofinanciera de los usurios de la web, ciertamente, pero también para estar preparados para las demandas de consumidores y usuarios fintech.

Los jugadores estamos cambiando el juego y por tanto la logística y los sistemas se están adaptando. Hay que entender que las Fintech no se tienen que adaptar simplemente porque son las empresas que están impulsando este cambio de juego. Por así decirlo a remolque están los servicios financieros tradicionales los cuáles sí tienen que ir acoplando a este nuevo enfoque, renovarse o morir. La adaptación de los sectores financieros tradicionales a estos cambios es clave para la supervivencia de los mismos.

¿Qué es Fintech?

El término  fintech o tecnofinanzas surge dentro en el marco de lo que podríamos llamar la Cuarta Revolución Industrial, suena a novela de Isaac Asimov pero es una realidad innegable. La era en que la tecnología es un elemento básico en nuestra sociedad, su desarrollo está vinculado a los procesos de producción. La conexión de los elementos con internet (IoT), la inteligencia artificial y la robótica son el resultado. La transformación del mundo laboral con la irrupción de estos procesos es más que notable. Las máquinas con el software más sofisticado están irrumpiendo en puestos de trabajo de cualquier sector.

Los servicios financieros no son una excepción y es por ello que se están transformando. La palabra Fintech es el resultado de» financial services» y «technology» el sector financiero y la tecnología formando un nuevo binomio, desconocido para muchos pero comenzó en la década de los 90. Si quieres ver una guía de los distintos tipos de Fintech consulta el artículo enlazado desarrollado por el economista Pau A. Monserrat.

Ventajas de las tecnofinanzas

Mejor servicio al cliente

Supone una mejora exponencial dado que el servicio se va personalizando en base a la experiencia individual de cada usuario. A medida que el IoT, por así traducirlo, el Internet de las Cosas vaya mejorando hará que la experiencia con el servicio constituya una sincronización única.

Mayor inclusión financiera

La base de datos Global Findex, financiada a través de Bill Gates y Melinda Gates, en estudios estadísticos recientes lo han confirmado. Han aumentado las políticas de los gobiernos para impulsar este sector. La aparición de las Fintech y la aplicación de estos sistemas en banca aumentaron en más de 18 puntos porcentuales el número de cuentas a nivel mundial desde 2011. Mayor accesibilidad al sistema financiero contribuye a la economía mundial.

Rapidez y eficiencia

Un modelo que se gestiona en la red virtual no tiene horario de apertura y cierre. No es necesario desplazarse a una entidad bancaria y hacer cola para poder solicitar un crédito. Es una de las mayores ventajas, la gestión del tiempo. Tú decides el cuándo. Aporta a los usuarios un mayor control para hacer las operaciones.

La automatización de gestiones provoca que las empresas puedan gestionarse de un modo más rápido contribuyendo a una mayor productividad de su tiempo.

Mayor accesibilidad

La adaptación de las Fintech en cualquier formato o dispositivo electrónico ayudan a tener un mayor alcance a los servicios financieros. Promoviendo a un mayor uso de estos servicios. Existe una mayor flexibilidad.

Riesgos fintech

Conocimiento tecnológico básico

Un servicio online demanda unas competencias básicas en lo digital. No disponer de un conocimiento básico puede ser motivo de exclusión para grupos ciertos grupos en la sociedad. La educación tecnológica es un requisito base para poder entrar en el uso de las competencias digitales.

Ciberseguridad

Quizás este puede ser uno de los aspectos que cause más problemas. Es de rigurosa actualidad los ciberataques, la extracción y cesión de datos por parte de los piratas virtuales está orden del día. La inversión en sistemas de defensa para garantizar una experiencia segura es prioridad. Al ser un servicio virtual da la sensación que el robo de información es susceptible de ser más sensible que en comparación con los sistemas tradicionales.

Regulación

La Directiva Europea PSD2 ( Payment Service Providers) se encarga de regularizar los métodos de pago electrónicos. Debido a la irrupción de las Fintech se necesitaba un margo regulatorio que dotase de seguridad de las operaciones online. La regulación inserta que los llamados TPPs, los proveedores externos puedan entrar al mercado financiero. La dificultad es notable cuando entendemos que la banca tradicional tienen que compartir parte de su negocio y la información de sus clientes con estos nuevos operadores. El traspaso de la información a través de las determinadas interfaces posibilita que tanto las Fintech como la banca tradicional estén a un nivel similar en el mercado.

Se puede ver la situación cómo una división del mercado financiero lo cual el sector tradicional no estaría conforme pero también abre una ventana a nuevas oportunidades de negocio en el que ambos puedan retroalimentarse. La implantación de estos nuevos proveedores se hace mediante una especie de periodo de prueba, es decir, incorporarlo en un entorno seguro regulado para poder ver cómo afecta y ver la viabilidad del proyecto. Estos espacios de prueba es lo que en el término anglosajón se expresa mediante el llamado sandbox. 

Este anteproyecto de ley en España se llama Medidas para la Transformación Digital del Sistema Financiero aprobado por el Consejo de Ministros en febrero de 2019. De este modo se podrá ver la viabilidad real de los nuevos operadores tecnológicos de un modo más seguro con la supervisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, el Banco de España y la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. En este sentido, si se aprueba, nuestro país podría posicionarse en una buena situación en el sector financiero tecnológico para intentar posicionarse a la vanguardia del sector.

Una nueva relación entre los usuarios y sus finanzas ha llegado para quedarse: finanzas y tecnología permiten una relación mucho más directa y rápida. Pero también conlleva nuevos riesgos que solo una buena educación financiera y tecnológica podrán mitigar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *