Foto de Luis G Langa y Pau A. Monserrat en Canal 4
Pau A Monserrat Valenti No hay comentarios

Acudir a abogados de cláusulas suelo antes de firmar cualquier documento que nos presente el banco utilizando el nuevo mecanismo extrajudicial instaurado por el Real Decreto-Ley 1/2017 es la única forma de no volver a cometer el mismo error: confiar en la buena fe del banco cuando negocia.

Mi opinión como economista de la utilidad del mecanismo de reclamación extrajudicial de las cláusulas suelo es claro: propaganda del Gobierno que quedará en poco más que papel mojado, que deja en manos de los bancos decidir si quieren llegar a algún acuerdo, que podría ser por una cuantía mucho menor a lo que de verdad nos debería devolver, que hace perder al cliente 4 meses que podría aprovechar para demandar a la entidad. Para que nadie que lea este artículo tenga dudas:

El supuesto mecanismo de reclamación extrajudicial de las cláusulas suelo no es un buen mecanismo para reclamar lo que hemos pagado de más en aplicación de una cláusula suelo abusiva.

Con ello no quiero decir que algunos casos merezcan la pena pasar por este mecanismo, que básicamente es una negociación cliente-banco, pero en todos los casos hay que acudir primero a abogados de cláusulas suelo que nos asesoren y acompañen durante todo el proceso negociador. Pensemos que el Banco de España no fiscaliza las negociaciones y nadie impone a los bancos que devuelvan cantidades, además de no recibir sanción alguna si rebajan sistemáticamente los importes de las devoluciones a los clientes o no dan la razón a ninguno.

A continuación os invito a visionar una tertulia (en catalán) sobre la actualidad de las cláusulas suelo en Canal 4 radio y TV. En este vídeo dejo muy clara mi visión de la conflictividad entre bancos y clientes, la inadecuada normativa de protección al consumidor que existe en España (solo mejorada por Europa) y la importancia que han tenido los jueces valientes a la hora de acabar con los abusos de la banca. Las cláusulas suelo son uno más de los disparates bancarios que solo la judicatura puede limitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *